ERES ENERGÍA. PERO… ¿EN QUÉ FRECUENCIA ESTÁS VIBRANDO?

ERES ENERGÍA. PERO...¿EN QUÉ FRECUENCIA VIBRAS?

Por si no lo sabes. Eres energía.

Tú, y todas y cada una de las personas en este mundo somos energía.

Es más, el mundo entero está formado por energía vibratoria.

Y aunque parezca un concepto nuevo, esto lo sabían de sobra los antiguos yoguis.

Es más, para ellos el origen del universo comienza con el sonido Ohm. Es decir, que la vibración que originó el mundo entero fue Ohm.

Pero no sólo se habla de la energía en textos antiguos, últimamente mis lecturas están muy relacionadas con la energía y nuestra manera de vibrar. Y te aseguro que no son textos antiguos.

Raimon Samsó, Mery de Muy Mery (aunque a ella la escucho, no la leo), David R. Hawkins … todos ellos hablan de energía, y yo estoy absolutamente embelesada por el tema, porque estoy totalmente de acuerdo.
Somos energía.

Y no sólo nosotros somos energía, todo lo que nos rodea es energía, incluso nuestros pensamientos son energía y nuestras emociones, nuestras palabras, nuestros gestos… Absolutamente todo.

Dentro de la energía cada una de nosotras vibra en una frecuencia.

Las frecuencias vibratorias bajas están relacionadas con sentimientos y pensamientos negativos, como miedo, ira, envidia, crítica, culpa, etc…

Las frecuencias vibratorias altas están relacionadas con emociones, sentimientos y pensamientos más positivos, amor, alegría, libertad, compasión, etc…

Así que para saber en qué frecuencia estás, puedes preguntarte simplemente: “¿Cómo me siento?”

Si te sientes bien es que estás vibrando en una frecuencia alta, y si te sientes mal, es que estás en una frecuencia baja.

Esta sería la fase uno para descubrir en qué frecuencia estás vibrando.

Pero, como no vives aislada del mundo y muchas de las cosas que te rodean afectan con su energía a la tuya, es importante distinguirlas.

Cosas que afectan a tu energía:

Otras personas:

La energía de otras personas es obvio que nos afecta a la nuestra, es más, a veces directamente te apropias de la energía de la otra persona. Y cuando es una energía de alta vibración es maravilloso, pero si te vas a casa enfadada o triste, pues mal asunto…

Lugares:

Hay lugares que nos conectan con energías geniales, pero hay otros lugares que nos dejan por los suelos, o que nos dan mala onda…

Situaciones:

Cada día vives situaciones que te exponen a diferentes frecuencias energéticas.

Alimentos:

Los alimentos son energía, y algunos te darán una energía más positiva y otros una energía menos positiva. Y esto no tiene nada que ver con las calorías, más bien con lo naturales o procesados que estén los alimentos, por ejemplo, aunque según el Ayurveda (medicina antigua hindú) los alimentos tienen diferentes tipos de energía.

Actividades:

Hay actividades que te hacen vibrar muy alto y otras no tanto. Está claro que no te sientes igual haciendo algo por puro compromiso que algo que realmente te apetece, ¿no?

Pues todo esto, y muuuucho más, aunque no me voy a explayar demasiado con todo lo que afecta a tu energía hoy, porque lo que más me interesa es que aprendas a conectar con tu frecuencia . La tuya propia.

Es decir, hay cosas externas a ti que pueden afectar a tu propia frecuencia energética, pero lo importante es que tu sepas conectar con ella y hacer que vibre alto por si misma.

Pero… ¿En qué frecuencia vibras tú?

Interesante pregunta ¿Verdad?

Cuando yo me la hice no tenía ni idea de qué contestar, porque ¡no lo sabía!

Estamos tan metidas en el ajetreo diario que vamos reaccionando sin más a lo que ocurre según nos afecte, y nuestra frecuencia energética sube y baja al son de los acontecimientos… Al menos a mí me pasa cuando no pongo cuidado y no me paro a observarme.

Porque esa energía va de fuera para adentro. La energía de las situaciones, las personas con las que nos cruzamos, o una comida que nos sienta mal, altera nuestra propia energía.

Y ¿Qué pasa con la energía que sale de dentro?

Esa es la importante, esa es con la que tienes que conectar realmente y hacer que vibre alto, muuuy alto. Independientemente de lo que ocurra fuera.

Así que hoy te propongo un ejercicio para conectar con ella.

Es un ejercicio sencillo de auto observación , que te llevará unos minutos.

◊ Elige un momento en el que puedas estar un ratito a solas sin que nadie te moleste, incluido teléfono, televisión, etc… Apaga toda distracción.

◊  Siéntate o túmbate. Puedes estar en tu lugar habitual de meditación, en la cama, o en el sofá… No importa, mientras estés cómoda y puedas relajarte, servirá.

◊  Coloca tus manos en tu pecho, en tu plexo solar o bien en tu vientre, lo que tu consideres tu centro.

◊  Conecta con tu respiración, y poco a poco ve haciéndola más suave, lenta y profunda.

◊  Cuando te sientas más o menos relajada pregúntate: “¿Cómo me siento?” (No te enredes en si está bien o mal, solo observa)

◊  Observa lo que surge. A lo que surja, pregúntate: “¿Es este sentimiento mío?”

◊  Si sientes que no es algo tuyo y que ha surgido porque te has contagiado con la energía de algo externo, inhala, y al exhalar, suéltalo.

◊  De nuevo pregúntate: ¿Cómo me siento?

◊  Vuelve a preguntar si es tuyo. Si no es tuyo, vuelve a respirar y a soltar.

◊  Deja poco a poco afuera todas aquellas energías que no sientas como tuyas, intenta distinguir si te sientes bien por una situación o si el sentimiento viene de ti.

◊  Cuando por fin llegues a lo que sí viene de ti misma, de tu centro. Siéntelo y sujétalo con tus manos.

No importa ahora si lo sientes como positivo o negativo.

Lo importante es que te estás sintiendo a ti misma, tal cual, tu propia energía. Abrázala. Abrázate.

Quédate un momento contigo, sin juicio, sin culpa, sin miedo. Siéntete.

Has conseguido eliminar lo externo y quedarte con lo auténtico que hay en ti.

Y eso es un gran paso que hay que celebrar. Eso es consciencia. Celébrate.

Para terminar el ejercicio…

En el proceso, habrás detectado energías externas que te ayudan a elevar tu propia energía y energías externas que la disminuyen y te la roban.

El consejo es sencillo, aunque no siempre conseguimos llevarlo a cabo. Potencia unas, disminuye las otras.

Entonces…

¿En qué frecuencia estás vibrando? Si quieres, cuéntamelo en los comentarios.

Un abrazo enorme.

Comparte.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Suscríbete.

Comienza hoy mismo a conectar y disfrutar de ti misma y practicar dónde y cuándo quieras con el reto gratuito de 7 días que he creado para ti.

Quizás te interese...

4 comentarios en “ERES ENERGÍA. PERO… ¿EN QUÉ FRECUENCIA ESTÁS VIBRANDO?”

  1. Hola María, me está pasando exactamente lo mismo que a Carmen, a raíz de un año horrible pedí al cielo una señal, que me mostrara en camino para el cambio y que me sacase de ese túnel y en menos de un mes mi vida ha comenzado a cambiar, yo estoy cambiando. Curiosamente cuanto más leo más encaje todo, los autores se repiten (el libro que recomienda Carmen es la segunda vez que me encuentro con él hoy). Lo que estoy aprendiendo y entendiendo se enlaza a la perfección con lo aprendido hasta ahora. Estoy aprendiendo a meditar y a vibrar en harmonia. Me siento en paz y siento que todo es posible. Tengo confianza en mi poder y también necesidad de aprender más y contar lo qie me está sucediendo. Te animo a seguir y te doy las gracias por enseñarme más sobre este camino que he tomado. Saludos. 😊

    1. Hola Irene, cuanto me alegra leerte. Qué bonito que te sientas en paz contigo misma y que todo esté cambiando después de ese año. Eso es escucharse y cuidarse a una misma, ¡bravo! Estas sincronicidades ocurren cuando nos permitimos vibrar alto. Pues yo tengo pendiente el libro, pero lo leeré. Muchísimas gracias or tu comentario y por estar ahí. ¡Un abrazo grande y que sigas vibrando alto! 😀

  2. Buenos días María, mil gracias por tu información y experiencia. Justo me llega en un momento en que me siento maravillosamente bien, porque estoy conectando con mi ser interior y estoy sintiendo que las piezas del puzzle cobran sentido. Estoy empezando a entender cosas y eso me hace feliz y plena. Poco necesito más, solo cada vez ser mas consciente de dejarme fluir y confiar.

    Decirte María que es importante escuchar a tu cuerpo para identificar que te quiere expresar a través de los síntomas. Es siempre una llamada de atención sobre algo que no estamos haciendo bien y de lo que no somos conscientes. No dejes de atender lo que te quiera decir, porque está intentando darte información que has de revisar. Hagamos caso al dicho popular “El cuerpo es sabio”.

    Aprovecho para recomendarte la lectura del libro “El lenguaje del alma” de Josep Soler.

    Un beso grande y que tengas muy buen día preciosa. Cuídate y mil gracias por tu mail que nos llega cargado con tanta energía..

    1. Hola Carmen, gracias a ti por leer, y me alegro que te haya gustado. Me gusta mucho eso de dejarse fluir y confiar, creo que a veces las mujeres queremos controlar demasiado y nos volvemos rígidas, al menos a mí me pasa.

      Y cuánta razón tienes, el cuerpo es sabio y nos habla constantemente. En ello estoy, tratando de escuchar. Tomo nota del libro, lo busco ahora mismo. Me encanta que me recomendéis libros.

      Un abrazo enooooorme. Y gracias por tu comentario, consejos y recomendaciones 😀

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

“Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por María Langenheim Moreno, propietaria del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Consulta más información en mi Política de privacidad.