EFECTOS SECUNDARIOS DE SER SÚPER WOMAN

EFECTOS SECUNDARIOS DE SER UNA SÚPER HEROÍNA

 

Si resulta que has dado positivo en el test de la Súper Woman, no me extraña nada, nos hemos pensado todas que era lo más guay del mundo, pero te advierto que serlo tiene efectos secundarios. (Si no has leído el post anterior te dejo aquí el ENLACE)

Porque al principio te sientes de la leche. Eres increíble, puedes con todo lo que te echen y más aún, te encargas absolutamente de todo y sin despeinarte.

Hasta cierto punto. Porque los poderes de súper Woman tienen límite y sobre todo algunos efectos secundarios, que no molan tanto….

1. Sentirte desconectada de ti misma. 

Cuando se es Súper Woman y se está tan pendiente lo que ocurre fuera se comienza a desconectar delo que ocurre dentro.

Es decir, que se le dedica tanta atención al trabajo, las necesidades de la familia, los deseos de tu pareja y amigos, que dejas de prestar la atención que se merecen los procesos internos que ocurren dentro de ti misma. Tus emociones, tus deseos, lo que te gusta y lo que no te gusta.

Dejas de conectar con tu esencia, con lo que tú eres realmente y te pierdes.

2. Sentir que no tienes las riendas de tu vida

En la sociedad en la que vivimos, cuando nos enfocamos en vivir hacia el exterior, nuestro ritmo de vida se acelera. Las agendas se llenan y la sensación de correr a un lado para otro es prácticamente constante.

Es normal que llegues a sentir esa sensación de que no tienes las riendas de tu vida, de que no estás viviendo al ritmo que te gustaría vivir, a tu propio ritmo vaya.

3. Niveles de estrés  y ansiedad en aumento.

La vida de Súper Woman no es sencilla. Cuando la vida es tan acelerada, y has desconectado tanto de ti misma lo normal es que aumenten los niveles de estrés y ansiedad. Ir tan rápido por la vida y tener que hacer tantas cosas vuelven un poco loca y da una sensación de descontrol bastante grande.

Sientes que hagas lo que hagas las cosas no están del todo bien porque no tienes nada bajo tu control, todo va taaaaaan rápido, que al final el estrés y la ansiedad se apoderan de ti.

4. Dormir mal.

Si eres una Súper Woman muy, muy ocupada tal vez te cueste dormir, o tal vez tu sueño no es tan reparador como solía ser.

Y es que vivir con niveles de estrés y ansiedad moderados, afectan al sueño. Sobre este tema podrás encontrar centenares de estudios, pero no hace falta que leas nada.

Tan sólo pregúntate a ti misma ¿Descanso lo suficiente? ¿Duermo bien? Ese es el mejor estudio y el qué mas te hará ver la realidad.

Suscríbete

Comienza hoy mismo a conectar y disfrutar de ti misma y practicar dónde y cuándo quieras con el RETO GRATUITO de 7 días que he creado para ti

5. Malestar y diversos dolores.

Con tanto estrés y tan poco descanso y tanto correr de un lado para otro es normal sentir dolores de cabeza, dolores en las cervicales o en la zona lumbar de la espalda.

Y es que tu cuerpo tiene un desgaste enorme, y no descansa lo suficiente, eso genera malestar y diferentes dolores o molestias en el cuerpo.

Son señales de que has de parar y tomarte un respiro.

6. No sentirte cómoda en tu cuerpo.

Porque  eres Súper Woman y eres tan fuerte que apenas lo cuidas, no tienes tiempo para nada, ni siquiera para descansar, ¿Cómo vas a tener tiempo para cuidar y mimar tu cuerpo?

Por eso dificilmente vas a tener una relación bonita con tu cuerpo. Con bonita me refiero a amarlo y aceptarlo tal y como es, o más bien como eres.

Y entre los dolores y molestias que tienes y que la sociedad lo pone muy difícil, hoy en día amar nuestros cuerpos tal y cómo es casi misión imposible.

O eso nos quieren hacer creer.

Porque la realidad es que eres perfecta, sí, perfecta. Pero eso tienes que verlo tú misma.

Cuidando tu alimentación, descansando y dándole el movimiento que el cuerpo necesita podrás ver lo increíble y maravilloso que es, independientemente del aspecto que tenga.

Pero… ¿Lo haces?

7. Autoexigencia en niveles máximos.

Aumentará.  Porque crees que tienes que hacer más. Porque crees que no llegas. Porque crees que deberías ocuparte de más cosas.

Eres ya bastante exigente. Y seguramente crees que no eres suficientemente buena en nada o casi nada. Y me apuesto lo que quieras. Que tu mente está llena de “debería…” y “tengo que…”.

Eso amiga mía son señales de que hay mucha exigencia en tu vida.

Y la exigencia, en este caso autoexigencia, sólo lleva a correr más, hacer más, más estrés, menos dormir, menos cuidarse….

Y ¿hasta cuándo?

8. Pérdida de confianza en ti misma. 

Todo esto además no va a aumentar la confianza en ti misma, todo lo contrario, creerás que no puedes hacer las cosas, que eres incapaz de lograr tus objetivos.

En general la confianza en ti misma, estará muy bajita o casi por los suelos.

Y sin confianza en ti misma, es muy complicado sentirse bien.

9.Disminución de la autoestima.

Si tu confianza baja, y además tienes estrés y ansiedad, te cuidas poco y duermes mal….la autoestima se resentirá muchísimo.

Y ya no es que no confíes en ti misma, es que empiezas a no quererte nada. A descuidarte más aún, a tener peores pensamientos sobre ti misma, decirte cosas como “qué mal lo haces todo”, “siempre metes la pata” “deberías esforzarte mucho más”…

Terrible, comenzarás a tener una relación contigo misma terrible.

10. Mal humor.

Claro, con todas estas cosas, o simplemente corriendo todo el día, durmiendo mal y con dolores de cuello un día sí y otro también.

Es muy normal que tengas un humor de perros y que gruñas a quién te mire o te diga algo en mal momento.

Seguramente pienses eso de “no me aguanto ni yo misma”

11. Malas relaciones con el entorno.

Claro, yendo así por la vida, un día la gente lo pasa, y dos también. Lo malo será si es algo recurrente en tu día a día y te has convertido en un auténtico ogro insoportable.

Es entonces cuando tendrás que tener mucho cuidado, porque tus amigos, tu familia y tu entorno en general, dejarán de pasarlo por alto.

Tus relaciones se resentirán, porque todo el mundo tiene paciencia, pero hasta un límite.

Pero no creo que tu quieras conocer el límite de la gente que te quiere, ¿verdad?

CONCLUYENDO

Ser Súper Woman parece que está genial y en algunos momentos así lo es, pero mantener y pretender ser ella constantemente es olvidarte de ti misma y además acarrear con todos estos terribles efectos secundarios.

Y tú, eres genial, sólo tienes que descubrirte para olvidarte de todos estos efectos nocivos para tu vida.

¿Tienes alguno de ellos? ¿Tienes alguno que no haya mencionado?

Cuéntamelo en los comentarios, juntas, nos olvidaremos de Súper Woman para ser nosotras mismas.

Un abrazo enorme,

María

Comparte.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Suscríbete.

Comienza hoy mismo a conectar y disfrutar de ti misma y practicar dónde y cuándo quieras con el reto gratuito de 7 días que he creado para ti.

Quizás te interese...

5 comentarios en “EFECTOS SECUNDARIOS DE SER SÚPER WOMAN”

  1. Tienes mucha razón!
    Tenemos que estar todos los días demostrando que podemos llegar a todo y nos centramos tanto en lo que pensarán de nosotras que es difícil saber lo que realmente queremos.

    1. Efectivamente! Tal cual lo has dicho Rosa,opino yo. Y claro si no sabemos qué es lo que realmente queremos es muy complicado ser feliz, y nos cuesta tanto parar y pensarlo. Pero podemos!! Solo hay que parar y escuchar 😉 Un abrazo enorme Rosa y gracias por tu comentario!

  2. Eres genial y tienes mucha razón, el problema es que cuando mantienes esa aptitud durante bastante tiempo luego es difícil dejarlo, hasta el entorno te lo echa en cara.

    1. Mil gracias Pilar. Y tienes razón en que muchas veces abandonar ese papel es muy complicado, pero con amor, escucha y paciencia todo se puede ir cambiando, si se quiere cambiar. Mucho ánimo! Un abrazo gigantesco. Gracias por compartir tus pensamientos <3

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

“Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por María Langenheim Moreno, propietaria del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Consulta más información en mi Política de privacidad.