Conectar con la energía femenina a través de otras mujeres

En general la humanidad está bastante desconectada de esta energía. Hablo de la energía femenina, esa que tiene más que ver con el sentir que con el hacer, con el ser, que con la acción.

La energía femenina está en todo y en todos, pero por lo visto, en nuestra sociedad moderna ha estado mal vista, dejándola de lado, ocultándola y reprimiéndola. 

Lo cual es un grave error, porque necesitamos tanto la energía masculina como la energía femenina. Igual que necesitamos el día y también la noche. 

La energía femenina es aquella que sana, que recupera, que siente, que fluye. Esa energía de la emoción, de la pausa, del soltar. 

Pero estamos tan ocupadas produciendo, esforzándonos y demostrando, que se nos ha olvidado la parte nutritiva y regeneradora que hay en nosotras mismas.

El mundo se ha vuelto tan masculino que hasta a las mujeres se nos ha olvidado nuestro lado femenino, y no hablo del lado femenino a nivel estético. Ese por desgracia nos lo recuerdan demasiado a lo largo del día, durante todo el año.

Hablo del lado femenino del permitirte ser, sentir y fluir contigo misma. ¿Te acuerdas de esa parte de ti?

A mí, reconozco, que se me olvidaba demasiado, pero sé que cuando vuelvo a esa parte, me reequilibro y me siento más completa. 

¿Cómo recuperar esa conexión con la energía femenina?

Existen muchas maneras de conectar con la energía femenina, de hecho, escribí un post que puedes ver aquí.

Pero a lo largo de los años, como psicóloga obviamente, pero sobre todo a través de emprender y de ser profesora de yoga me he dado cuenta de que para nosotras, algo que nos conecta mucho con la energía femenina es econtrarnos y reunirnos con otras mujeres.

Nos buscamos de una forma o de otra y nos buscamos por muchas razones. Pero si hay cosas que nos unes y que son motivos potentes y necesarios para encontrarnos con otras mujeres son estas.

Razones para reunirte con otras mujeres.

Expresar. 

Cuando te encuentras con tu grupo, tu tribu, tu hermandad, o como quieras llamarlo, es momento un momento perfecto para sacar lo que hay dentro, esas cosas que en otros círculos no puedes decir sin que te miren con caras raras, es el momento de contar tu historia, tu día a día, hablar de tus sentimientos o de que no aguantas las tonterías que tiene últimamente tu jefe…. 

Conectar. 

Porque cuando estas ahí, conectas y sientes todo aquello que te une a esas mujeres, tienes ese sentimiento de pertenencia, que es especial con esas mujeres. Es todo aquello que tienes en común con ellas y no con otras personas.

Empatizar. 

Ay!! Ese momento en el que escuchas. Una de ellas contar algo y dices, “joder, es mi historia, eso mismo siento yo”. La escuchas y la entiendes perfectamente, porque casi puedes sentir lo que siente su piel. 

Cuando te reúnes con esas mujeres la empatía es casi telepática.

Soltar. 

Uff…. Ese sentimiento de estar en el lugar seguro para soltar, ese espacio en el por fin la rigidez, y la tensión se diluyen porque tú sientes el calor del grupo, te sientes arropada y te sientes por fin cómoda.

Esos cuatro motivos son taran poderosos, que instintivamente buscas tus grupos. 

Y digo grupos porque en cada uno de ellos buscamos una cosa, y todas tenemos varios grupos de poderosas mujeres que nos conectan con nuestra energía femenina y hacen que recuperemos el poder.

Seguro que tienes diferentes grupos de amigas, grupos por actividades o de trabajo.

Yo tengo grupos muy diferentes y en cada uno de ellos aunque nos unas cosas diferentes puedo sentirte segura y cómoda, arropada y feliz.

Y eso mismo ocurre en El Color Secreto. El grupo que se crea es uno de esos en los que puedes sentirte absolutamente segura, para poder expresar, conectar, empatizar y solar. 

Después de lo que he vivido en los últimos años, me parecía fundamental que el programa contara con un grupo así. Y no me equivocaba, todas las mujeres que han participado no podían sentirse mejor y más cómodas con el grupo.

Han podido compartir, abrirse, apoyarse y aprender las unas de las otras. En solo seis semanas se creó un vínculo muy especial.

Si aún no sabes qué es El Color Secreto, te diré que no es un programa para cualquiera, es un programa para el que hay que ser muy valiente y estar preparada para comprometerte contigo misma. 

El grupo que se crea dentro es un grupo de mujeres poderosas que tienen claro lo que desean, y es recuperar la confianza en ellas mismas para vivir la vida según sus principio.

Te animo a escuchar lo que contaban Valentina y Lorena de cómo lo han vivido ellas. 

Testimonio de Valentina.

Testimonio de Lorena.

Y después si quieres dar el paso, puedes apuntarte aquí, te contaré sin compromiso alguno qué es lo que encontrarás en El Color Secreto.

Un abrazo enorme.

María.

Comparte.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Suscríbete.

Comienza hoy mismo a conectar y disfrutar de ti misma y practicar dónde y cuándo quieras con el reto gratuito de 7 días que he creado para ti.

Quizás te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

“Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por María Langenheim Moreno, propietaria del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Consulta más información en mi Política de privacidad.

Ir arriba

¿Quieres recuperar la confianza en ti misma?

Mereces ser feliz. Siendo tu misma.